Con récord. Scola se convirtió en el segundo máximo anotador en la historia de los Mundiales.