Lucas Barrios abrió la cuenta con un preciso cabezazo