Luciano Mazzina, el corazón del equipo