El conjunto de Gustavo Ponteprimo se hizo fuerte en su casa