El premio de Gustavo Fernández lo recibió su manager, Agustin Segretti.