Martina Valdez es feliz con la pelota naranja en sus manos (Manuel Ruiz)