Entre lágrimas, Aróstegui celebra el ascenso