Andrés González, uno de los pilotos que se sumó al reclamo