Bruno Martelotto (izquierda) y Fabricio Franceschi (derecha) en sus etapas como futbolistas de la verde