Hubo acción en Bielorrusia y Turquía

Fútbol

La primera división de fútbol de Bielorrusia y la segunda de Turquía tuvieron actividad oficial este domingo pese a la pandemia de coronavirus que interrumpió las competencias en el resto de las ligas del mundo, y en esos partidos se contó además con la presencia de aficionados de ambos equipos.

De hecho, la Premier League de Bielorrusia es la única de primera división que se sigue jugando en Europa, y por la primera fecha del certamen se jugaron dos cotejos: el FK Minsk le ganó al Belshina Bobruisk por 3-1 y el FK Slutsk venció por el mismo marcador al Slavia Mozyr.

También por 3 a 1 le ganó el pasado jueves el Bgu Minsk al subcampeón vigente, el popular Bate Borisov.

Por su parte, en la segunda división de ascenso de Turquía, por la 22da. jornada el Ankara Demirspor superó como visitante a Elazigspor por 3-0.

Sin embargo en Turquía, la Superliga de primera división sí suspendió la competencia en el transcurso de la semana anterior, ante la insistencia de los propios futbolistas.

El otro lugar del mundo donde las competencias siguen su curso, aunque a puertas cerradas, es Oceanía, donde justamente este domingo se disputó la final de la liga femenina de fútbol de Australia.

En la ocasión y con un gol de la capitana del equipo, Steph Catley, el Melbourne City, que comparte dueños con el Manchester City y el New York City, venció por 1 a 0 a Sydney, como local, en su Rectangular Stadium.

Melbourne City es el "dueño" de la liga femenina australiana ya que se consagró campeón sucesivamente en las últimas cuatro temporadas, y este cotejo fue presenciado por 500 espectadores, allegados a los clubes y sus jugadoras, alcanzando el límite de personas que tienen permitido asistir a espectáculos deportivos, por lo que el concepto de "a puertas cerradas" en el caso de Australia tiene un contenido más elástico.