"Debería ser el primer deporte en habilitarse"

Así lo indicó Ariel Morano, el presidente de la subcomisión de golf del Jockey Club. Individual, al aire libre y con distanciamiento, son las normas principales que cumple este deporte, que aspira a ser el primero en tener la habilitación para el regreso. En San Francisco, el campo espera en perfectas condiciones por los jugadores y también los profesores.

Hay muy pocos deportes que se pueda practicar en la soledad absoluta como el golf. El distanciamiento no es un problema porque el espacio es amplio. Cada jugador utiliza sus propios elementos para jugar, sin necesidad de compartirlos con un rival. El aire libre y puro es moneda corriente.

Estas son algunas de las condiciones que cumplen y que a la vez esgrimen, para solicitar la vuelta de la actividad en este tiempo de flexibilización. Como tantas otras disciplinas, el golf ya presentó su protocolo de seguridad y aguarda la resolución del COE central, la Agencia Córdoba Deportes, el COE regional y el municipio.

El presidente de la subcomisión de golf del Jockey Club San Francisco, Ariel Morano, habló con LA VOZ DE SAN JUSTO sobre el momento que vive este deporte en nuestra ciudad. Al igual que el resto de las disciplinas, hace más de dos meses que no hay actividad y más allá de los jugadores, los más perjudicados fueron los profesores, que se quedaron sin ingresos, algo en lo que hizo hincapié Morano, pensando en el regreso.

Lo positivo en este caso, es que los socios continuaron abonando su cuota y eso les posibilitó mantener en condiciones el campo de 16 hectáreas, porque más allá del Covid-19, abandonar ese enorme predio podía traer complicaciones con el dengue, otro gran problema por estos días.

 

El club

- Nosotros como golf pertenecemos al Jockey Club San Francisco, el club está pasando por una realidad difícil, tiene diversas actividades, empleados, hay todo un parque de maquinarias que necesitan su mantenimiento y más allá de los sueldos qué hay que ir afrontando, como cualquier institución o como cualquier comercio, lo que no pudimos dejar de hacer es el mantenimiento. Eso genera gastos que el club tiene que afrontar y la situación no es fácil. Tenemos además en el club la parte de turf con los caballos, también está el polo, o sea que no solamente es el mantenimiento de espacio sino también el cuidado de animales y después está la parte edilicia lo que es la sede por Bv 25 de Mayo, que además es un patrimonio de la ciudad y eso necesita ser cuidado.

 

El golf

- En cuanto a la parte que nosotros nos compete, qué es el campo del golf, son más de 16 hectáreas, donde se fueron realizando todos los trabajos de mantenimientos esenciales. Tuvimos que conseguir desde el primer día los permisos para que el personal pueda transitar y llegar a la cancha, ya que eso tenía que ver no solamente con el cuidado del campo de juego, sino también un cuidado hacia la sociedad por el tema del dengue y otros inconvenientes que podía traer dejar abandonado todo ese predio.

 

La cuota societaria

- Quiero hacer una división. Por un lado está el club en general, donde la cuota de socios es muy baja, con eso no alcanza para afrontar los gastos ya que es casi simbólica, por lo cual se depende de los ingresos de las actividades en su conjunto. Por otro lado quiero destacar que los socios del golf, que es una parte minoritaria ya que somos 100 actualmente, por realizar la actividad pagamos una cuota adicional. Dicha cuota se siguió cobrando y los socios la siguieron pagando, porque entienden que es necesario para el mantenimiento. Han hecho en su mayoría el esfuerzo y eso nos ha permitido poder mantener las condiciones necesarias para que cuando se retome la actividad, podamos tener la cancha en iguales condiciones que como la dejamos. Valoramos el esfuerzo del personal, que con tareas reducidas de horarios por el aislamiento, más el aporte de los socios, nos permitió al grupo de colaboradores seguir cuidando el patrimonio nuestro qué es el campo de golf de la ciudad de San Francisco, que sirve también para la zona y que hoy, en cuanto a estructura pasa por uno de sus mejores momentos, ya sea por la calidad del piso, el espacio, la arboleda. No lo podíamos dejar abandonado y como socios no podíamos dejar de aportar.

 

Los protocolos para volver

- Hemos participado desde la primera reunión que se ha realizado, hubo colaboradores nuestros en la reunión que se llevó a cabo el jueves pasado, se han presentado y entregado los protocolos, que le hemos hecho llegar la municipalidad y también al COE regional. Estamos en permanente contacto con la Federación Cordobesa y a su vez también la Asociación Argentina de Golf está realizando todos los pasos para demostrar que cumplimos, ya que es un deporte que no tiene riesgos. La realidad es que debería ser el primer deporte en habilitarse, porque no hay contacto físico, es en un espacio al aire libre y amplio. En nuestro caso particular, ya somos un grupo reducido, algunos socios lamentablemente no van a poder participar por una cuestión de edad o porque son pacientes de riesgo, por lo cual el número se achica más. Se puede salir en grupos de 4, con una diferencia de 15 minutos cada jugador y en un espacio de 16 hectáreas, con lo cual estamos muy distanciados unos de otros, recalcando que cada jugador tiene sus propios elementos, no toca nada de que pueda afectar a otro jugador. Se han tomado todas las medidas de seguridad necesarias en el campo de juego, tanto para el personal como para los jugadores.

 

Clases particulares

- En mi función que tengo de llevar adelante el grupo de colaboradores del golf del Jockey Club de San Francisco, la preocupación más grande pasa por los profesionales que trabajan en las clases. Más allá de que reciben un ingreso, su complemento se da a través de las clases particulares y de los torneos. Sabemos que los torneos van a estar suspendidos y descartados en el corto plazo, porque no podemos tener una gran cantidad de gente en el lugar ni realizar entrega de premios, por lo cual está fuera del protocolo, pero el tema de las clases particulares es otra cosa. En el club contamos con un espacio dedicado a la práctica, donde se delimita por vallas cada 5 metros, donde las clase serían presenciales pero con una sola persona. La escuela de menores lamentablemente no se va a poder realizar en el lugar, hoy se están dando clases online a través de las distintas aplicaciones y plataformas que están disponibles, para que no se corte el gran semillero que tenemos, que es lo único que están pudiendo hacer hoy. Los profesionales son mi mayor preocupación, esperamos que ellos puedan ser los primeros en volver, dar esas clases qué son individuales, que pueden estar separadas por turnos y no hay ningún riesgo de contacto. El alumno y el profesor van a estar a una distancia considerable, en ningún momento va a haber contacto y de hecho el profesor puede filmar a sus alumnos, para luego corregirlos y darle los detalles de la clase. Me gustaría que nos autoricen ya, para que los ingresos de los profesores puedan volver a ser los que eran, ya que es su trabajo. Como subcomisión de golf sería un gran paso para nosotros que puedan habilitarlos.

 

Un prejuicio

- Aunque entiendo que debemos ser los primeros en tener el deporte habilitado, sé que hay un gran prejuicio en la sociedad para con el golf. Entiendo que seguramente para las autoridades habilitar el golf es una cuestión, que muchos otros que sufren distintas necesidades van a generar sus reclamos. A pesar de qué deberíamos ser los primeros, entiendo que ni bien se libere alguna otra actividad podremos continuar nosotros. Desde ya que tenemos todos los protocolos presentados.