Entre el fútbol y la mitología

Al jugador oriundo de Suardi y con pasado enSportivo Belgrano, Lucas Poletto, le llegó la oportunidad que tanto esperaba: jugar en Europa. Ya instalado con su familia en la ciudad de Aspropyrgos, dialogó con LA VOZ DE SAN JUSTO sobre su presente y el hecho de vivir en uno de los países más antiguos y con más historia del mundo.

Lucas Poletto entrenando en Grecia

De San Luis a Aspropyrgos, Grecia, sin escala. La oportunidad de cumplir el sueño de cualquier pibe que anhela ser jugador de fútbol y pegar el salto a Europa. Todo eso le sucedió, en un puñado de días a finales de 2019 al exSportivo Belgrano, Lucas Poletto, que vive y disfruta de su primera experiencia fuera del país en el ascenso griego.

El oriundo de Suardi, de 25 años, que había defendido la camiseta de Estudiantes de San Luis en el último semestre del año pasado, recibió una propuesta que le cambiaría la vida: el Enosis Aspropyrgos lo quería sumar para la segunda ronda del certamen de tercera división del fútbol helénico.

No lo dudó. En los últimos días del 2019, tomó su bolso y partió, con la cabeza puesta en lo futbolístico pero también en lograr encontrar el mejor lugar para recibir a su familia (Lucas está casado y tiene una pequeña de un año) y disfrutar juntos de este momento al cual llegó luego de años de sacrificio.

Tras algunas fechas en las que no pudo jugar porque no llegaba la habilitación, Poletto pudo hacer su debut y sueña con afianzarse en Europa.

Tras surgir de Sportivo Suardi y debutar como profesional en Sportivo Belgrano, además registró pasos por Deportivo Morón, Colegiales y Estudiantes de San Luis.

En diálogo con LA VOZ DE SAN JUSTO, Lucas analizó su presente futbolístico, contó sus sensaciones ante esta posibilidad que apareció en su carrera y contó detalles de la cultura griega, una de las más apasionantes del mundo.

Junto a su familia, ya instalados en Grecia 

 

-¿Cómo se dio tu llegada a Grecia?

Mi llegada a Grecia se dio a través de un representante que conocí jugando en Buenos Aires, que fue uno de los puntos positivos de jugar allí (lo hizo en Colegiales y Deportivo Morón), hay una gran vidriera y mucha gente del fútbol te está mirando. Me contactaron, me hablaron sobre esta posibilidad y gracias a Dios se terminó dando".

 

-¿Qué clase de club es el Enosis Aspropyrgos? ¿Qué categoría juega y cuáles son sus aspiraciones?

El Enosis es un club de la ciudad de Aspropyrgos, que está a 30 kilómetros de Atenas. Está bueno porque en cualquier momento libre podés ir a visitar una ciudad tan linda y con tanta historia como Atenas.

Enosis significa unión, porque este club es fruto de la fusión de dos clubes de la ciudad con el fin de que hubiese un solo equipo y sea más competitivo. Estamos en la tercera categoría de Grecia, que es totalmente profesional y siempre dos o tres partidos de la fecha son televisados.

 

-¿Cuál es el presente del equipo? ¿Cómo es el fútbol griego?

Cuando llegué el torneo ya había comenzado, el club había disputado la primera ronda. Yo me sumé para disputar la segunda rueda. Estamos a mitad de tabla pero si ganamos dos o tres partidos seguidos podemos pelear el ascenso aunque si no ganas podes terminar peleando por no descender. Estas fechas son claves.

El fútbol griego es bien de estilo europeo. No existe tanta presión ni rigidez, ni tanto contacto cuerpo a cuerpo como en Argentina. Es un fútbol muy táctico.

Poletto defendió la camiseta de Sportivo entre 2014 y 2017

 

-¿Cómo te sentís en el equipo?

En el equipo me siento muy bien, el entrenador me dio mucha confianza, me tiene como prioridad en el equipo y pude debutar como titular. Eso da mucha tranquilidad de que si uno hace las cosas bien durante la semana va a jugar.

La segunda ronda comenzó el 2 de enero. En las primeras fechas no pude jugar porque no me llegaba la habilitación pero por suerte ya se pudo acomodar todo para que hiciera mi debut. A mediados de abril termina el torneo y ya me estaría volviendo para la Argentina.

 

-¿Fue difícil la decisión de emigrar a Grecia?

No fue para nada fácil tomar esta decisión por toda la incertidumbre que genera irte a un país que no conocés, que habla un idioma complicado, a un club que no sabés si te va a cumplir o no, fue complicado y arriesgado a la vez. La decisión fue más difícil por la familia, tengo una bebé de un año pero gracias a Dios nos pudimos acomodar rápido para que lleguen a Grecia y estemos juntos acá como familia.

Ellos (por la familia) siempre me apoyan incondicionalmente, jamás me privaron de cumplir este sueño. Uno siempre de chico soñaba con jugar en Europa y hoy lo estoy cumpliendo. La familia es lo más importante en estas situaciones para creer que todo va a salir bien como hasta ahora.

Siempre fue un sueño y una oportunidad que estábamos esperando, salir a jugar fuera del país, poder hacerlo en Europa, vivir una experiencia diferente. Siempre lo hablábamos y por eso no nos tomó por sorpresa.

 

-¿Soñás con hacer una carrera en el fútbol europeo?

Uno de los objetivos a largo plazo es tratar de hacer una carrera acá en Europa, tratar de que este semestre nos vaya bien. Tengo una opción para renovar por un año más acá en el Enosis, o que salga otra cosa acá o en otro país. Me gustaría hacer una carrera en Europa y luego sí volver a la Argentina.

 

-¿Cómo es el griego? ¿Y el idioma?

El griego es muy similar al argentino en varios aspectos, en cuanto a la comida y las actividades diarias, en ese sentido no noto muchos cambios.

El idioma sí es bastante complicado de aprenderlo. Es muy difícil formar una oración para entablar una conversación, sí me aprendí palabras sueltas para la vida cotidiana como los saludos o dar las gracias. En cuanto a lo futbolístico, también aprendí palabras referentes a los aspectos tácticos y técnicos, entonces en el día a día, en los entrenamientos, se hace un poco más fácil cuando el cuerpo técnico da las indicaciones.

 

-Por último, estás en uno de los países más lindos y con historia del mundo... ¿lo pudiste recorrer?

Hasta ahora no pude conocer mucho, sí di algunas vueltas por Atenas. Llegué cerca de la navidad y todos los decorativos navideños eran hermosos, hay cosas bien europeas que uno veía en videos, fotos o películas. Todavía no tuve mucho tiempo para salir a conocer, también estaba esperando a que llegue la familia para salir todos juntos. Una vez que termine el torneo, que tenga unos días libres, tenemos la idea de conocer otros países de Europa.