Un "Chinito" Latino

José Acevedo dio el batacazo de su carrera y se quedó con el título Latino de la Categoría Súperligero del Consejo Mundial de Boxeo al vencer a Miguel Acosta de Villa Gobernador Gálvez y por TyC Sports para todo el país. Ya de vuelta a nuestra ciudad, aceptó un mano a mano con LA VOZ DE SAN JUSTO.

A sus 23 años, el "Chinito" sueña con que este título que alcanzó el pasado viernes, sea el puntapié del inicio de su carrera profesional y pueda instalarse en la cúspide del boxeo nacional.

9 peleas, aún se mantiene invicto, tuvo 3 nocaut y un solo empate. Toma el cinturón en sus manos, lo mira y todavía no lo puede creer, es que el triunfo ante Miguel Acosta llegó rápido y pasó tan rápido, que el "Chino" aún vive un sueño, pero ya echo realidad: "La verdad es que estoy descansando mucho por estas horas, disfrutando lo que conseguí, disfrutando de mí hija, de mí familia, de mí mamá, de todos los que estuvieron atrás de la cámara porque se sufre mucho y hoy todo es alegría, creo que cumplí uno de mis primeros sueños" comenzó diciendo en su visita a LA VOZ DE SAN JUSTO.

-¿Cómo se dio esta oportunidad por el título Latino?

-Me avisaron de la pelea casi dos semanas antes o menos tal vez, tenía poco tiempo, tuvimos que pensar mucho, fuimos a entrenar a Rafaela, y al bajar del auto nos llamaron de TyC Sports, primero entendimos que el rival tenía 12 peleas y 7 perdidas, no lo podía creer, siempre mis rivales son más fuertes y yo voy de punto, después nos enteramos que en realidad tenía 21 peleas, mucha experiencia como profesional,  encima era zurdo, teníamos muchas dudas con Juan, yo estaba indeciso, encima los zurdos los odio en el boxeo"

 -¿Cómo es eso de los zurdos?

-Los zurdos te cambian todo, es complicado, no les llegas a tocar la cara, es complicado ponerles un golpe, acá se gana pegando y cuando no lo haces te pones loco, es difícil pelear con los zurdos, hay otras estrategias que en poco tiempo cuestan trabajar, es muy duro, igual en estas circunstancias estábamos y dudábamos, yo estaba bien entrenado, trabajaba sábado y domingo, me sentía bien, pero igual había que pensarla, por suerte salió todo bien"

-Pero aceptaron y fuiste de "punto"...

-Fui de palomina como se en el boxeo, iba en el rincón azul, de visitante, estos me llevaron para hacerle la carrera al "pibe" porque él venía mal y lo querían levantar, por suerte di el batacazo y me quede con el título.

-¿Cómo fuiste viviendo round a round?

-Tenía dudas sobre los 10 round, eso también fue algo que pensamos mucho en la previa, si iba a llegar o no, yo me sentía bien, pero mi idea era ir lento los dos o tres round primeros y después tirar todo lo que tenía, hasta mordiendo la oreja me lo traía al título (risas).

-No especulaste mucho, saliste muy decidido...

-Estuve muy concentrado, estuve una semana muy concentrado, salió todo perfecto, porque entré concentrado, entré decidido, cuando salí en el primer round lo vi a él medio inquieto y ahí dije está es la mía, en el segundo le empezaron a entrar las derechas de punto, tuvo el primer conteo y ahí comenzó mi adrenalina de querer tumbarlo enseguida, pero en mí rincón me pedían calma.

-¿Una mala aceleración te puede jugar en contra?

-Sin dudas, por suerte encontré la calma, él tenía experiencia y se podía recuperar, me caminó bien el ring, pero yo estaba entrenado para córtale la distancia, le cortamos los espacios, le entraron todas las derechas y con eso logramos ganarlo en el cuarto, ahí vimos volar la toalla y fue muy lindo.

-Voló la toalla y se te vio eufórico de alegría...

-Ni hablar, no sabes como exploté, me quedé afónico, pensé que él salía a pelear otra vez, pero lo vieron mal en el rincón y tiraron la toalla, ahí no te puedo contar la alegría que tenía, los sueños se iban haciendo realidad y yo estaba feliz, esto es muy importante para mí.

-Festejo corto sobre el ring porque intentaron tirarte cosas...

-Yo vi poco de eso, las botellas no cayeron sobre el ring, me tuvo que sacar la policía, yo estaba en otro mundo festejando, incluso me querían hacer hablar para la televisión y no pude, una lastima, pero no pasó a mayores.

-¿Qué significa Juan Carlos Aguirre en tu vida?

-Es mi gran entrenador, obvio que vivimos cosas lindas y malas, soy el único que entrena y me tiene con mucha exigencia, todos los días es muy pesado, pero me hace muy bien, un genio, muy cansador, pero se convirtió como un padre para mí, hace 13 años que estamos juntos, me educa en el boxeo, me enseñó la personalidad sobre el boxeo, ser yo y yo, eso me ayuda a tener mí carácter.

-¿Qué se viene ahora después de este gran triunfo?

- Mí sueño es pelear en Las Vegas, quiero vivir del boxeo, obvio que voy a ir paso a paso, esto que me pasó era inesperado y se dio, me lo merezco hice mucho sacrificio, pasé por cosas feas, no tenía ni para comer, pero siempre entrenado, sin vitaminas, sin proteínas, no comiendo, pero siempre entrenando, sino peleo no como, quiero ser profesional y ese sueño lo voy a cumplir, quiero seguir por este camino, darle felicidad a mí hija, ahora en febrero voy a defender el título.

-A quienes les queres agradecer...

A mí hija, a mí familia, a mí entrenador, a Gustavo Bordese que hace un gran trabajo, a todos ellos, a los "pibes" que me ayudaron a entrenar, a todos los que me dieron buena onda y apoyo, gracias a todos por estar, ojalá se vayan cumpliendo los objetivos, necesitamos además un lugar donde entrenar con Aguirre, no tenemos donde hacerlo y eso me complica siempre mis trabajos, ojalá lo tengamos.