Una experiencia inolvidable

El sanfrancisqueño Sebastián Scolari habló de su debut como director técnico en el fútbol mayor argentino -Copa Diego Maradona- cumpliendo el interinato junto a Alexis Ferrero en Central Córdoba de Santiago del Estero.

El retorno a Central Córdoba de Santiago del Estero le trajo aparejado sorpresivas como intensas experiencias que no hicieron otra cosa que templar el estrecho vínculo que lo une con la institución "albinegra" y fundamentalmente enriquecerse personal y profesionalmente. Es que tras desempeñarse como coordinador de las divisiones inferiores y entrenador de reserva, debió asumir en forma interina y con la urgencia del caso, la conducción del plantel superior en el último tramo de la Copa Diego Maradona.

Sebastián Scolari volvió a San Francisco para tomar un merecido descanso junto a sus afectos luego de la agitada agenda y en una visita a LA VOZ DE SAN JUSTO habló de la mayúscula vivencia que significó tomar las riendas del equipo junto al mánager Alexis Ferrero y tener su estreno como DT en la primera división del fútbol argentino tras el alejamiento del cargo de Alfredo Berti.

 

- ¿Qué significó el debut como director técnico en el fútbol grande la Argentina?

- La verdad fue una experiencia muy enriquecedora, aprendí muchísimo en ese camino, si bien corto en duración de tiempo pero muy intenso, creo que trabajar en la primera división del fútbol argentino después de tanto tiempo en esta carrera, fue una caricia al alma, al corazón. Es entender que en el recorrido de una profesión que uno la hace con amor, capacitación, las oportunidades llegan, no se sabe cuándo, pero hay que prepararse constantemente para eso.

Repito, una experiencia muy linda y un momento de aprendizaje increíble. Estoy muy agradecido a la institución por haberme dado esa oportunidad, porque fuimos para otro proceso, para coordinar las inferiores, conducir la reserva, pero el fútbol tiene estas cosas. El técnico anterior no tuvo un buen proceso y de repente decidieron cambiar, nos llamaron a mí y a Alexis (Ferrero) para hacer una dupla técnica y se disfrutó muchísimo, si bien era un interinato de cinco partidos, al principio nos costó encontrar los resultados pero después la etapa final fue muy buena, enfrentando a equipos con mucho nivel como Racing, Vélez, Estudiantes.

 

- ¿Pudieron generar un cambio en el plantel?

- Creo que pudimos lograr un cambio actitudinal en el plantel, eso fue lo más importante, enfocándonos en la persona antes que en el futbolista. A través de algunas dinámicas de grupo, intentar despertar en ellos la solidaridad, compañerismo, lo que es trabajar en equipo, eso en la parte colectiva. Y en la parte individual enseñarle de que se debe entregar todo, debe vaciarse que los resultados llegan, no sabemos cuándo porque no los podemos manejar, pero sí pudimos mejorar el rendimiento. 

 

- ¿Los jugadores mostraron predisposición para el trabajo?

- Tuvieron una predisposición excelente, por ejemplo en la última semana tuve muchísimas conversaciones con los jugadores que me sorprendieron, que me dejaron muy lleno por dentro, hubo una muy buena recepción de parte de ellos. Bueno, una trata de llegar a la persona para después ver reflejados en ellos al jugador de fútbol.

 

- ¿Crees que tuviste a la altura de las circunstancias?

- Soy una persona que con el tiempo aprendí a mirar para adentro, y en esa observación que uno hace, empezar a detectar esto que vos decís, ver que se hizo bien y que se hizo mal, y para mí lo digo con mucha humildad, fue un proceso extraordinario desde el aprendizaje, experiencia. Me fui muy feliz porque verdaderamente me vacié como persona, dentro de ese camino seguramente hubo errores, pero que los seres humanos cometemos constantemente. Pero el secreto está en aceptar el error y seguir, no quedarse con la frustración, el enojo por el propio error, así que la verdad fue increíble.

 

- ¿Cuándo te ofrecieron el cargo aceptaste sin dudar?

- Creo que estaba preparado para la situación, uno lleva 23 años en esta profesión donde me tocó desempeñarme como "profe", ayudante, como conductor y toda esa suma de experiencia es la que te preparan para cuando llegan este tipo de oportunidades. Me sentí muy seguro de mí mismo, con un gran cuerpo técnico que conformamos rápidamente y ahí está la convicción, el carácter de uno para poder conducir un grupo, después los resultados llegan o no, es parte del fútbol.

Si uno hace un análisis de todas las personas que trabajamos en el fútbol son más las veces que te toca perder que las que te toca ganar, pero me parece que lo importante es recorrer el camino, la aceptación que uno tiene con todos, y esa es la parte que más me llena.

 

- ¿Te gustaría seguir en este camino de entrenador principal?

- Son desafíos que uno se va planteando, objetivos, y la verdad que fue muy lindo el camino transcurrido con ellos y uno debe seguir aprendiendo, capacitándose, mejorando, para cuando llegue otra oportunidad como esta la pueda hacer de mejor manera que la anterior. Y sí, siempre está la ilusión, yo vivo de esto, amo esta actividad, no tengo absolutamente otra profesión, por lo que quiero seguir aprendiendo y teniendo este tipo de experiencias como lo es estar a la altura de una primera división del fútbol argentino.

 

- ¿Central Córdoba te ha marcado en tu carrera por aquello de situaciones intensas vividas?

- Pude conseguir logros deportivos y a medida que pasa el tiempo uno va tomando un sentido de pertenencia con la institución, la ciudad, con los hinchas y la verdad que es un club extraordinario, con gente muy pasional que hoy tiene la suerte de estar en primera división, pero a mi modo de ver debería afirmarse en dos o tres años, apuntar a las divisiones inferiores para sacar chicos de la cantera. A veces hay que tener un poco de paciencia, los resultados en el fútbol no llegan de manera inmediata pero proyectando algo a mediano o largo plazo los resultados aparecen como lo hacen otras instituciones como Vélez, Lanús, Defensa y Justicia.

 

- ¿A propósito que análisis haces de la tarea realizada en las divisiones formativas?

- Fue muy lindo, pudimos observar a más de setenta jugadores, conformar un grupo de 20 jugadores, creemos el proyecto más grande de la institución. De hecho cuando asumimos el interinato subimos a un chico de la reserva, lo llevamos al banco de suplentes durante tres partidos, lo pudimos hacer debutar, y bueno, ahí está el fruto del trabajo previo.

 

- En ese recorrido por el fútbol grande también pudiste tener contacto con entrenadores de trayectoria, y hasta protagonizaste un "blooper"...

- No soy muy activo en las redes sociales pero me mostraron varios memes que salieron cuando me golpeé la cabeza con el techo del banco de suplentes en el intento de saludar a Mauricio Pellegrino, quien con toda su humildad se acercó para saludarnos y eso que nosotros estábamos haciendo un interinato.

Cuando fuimos a Estudiantes de La Plata estaba Juan Sebastián Verón sentado en el banco de suplentes, además el estadio es increíble, también observar de cerca a jugadores de gran nivel, más allá de que obviamente cuando sonaba el silbato uno se enfocaba en el rendimiento de su equipo. Pero fueron situaciones que pude disfrutar.

 

- Agradecimientos

- Agradecer nuevamente a la institución que me dio esta oportunidad, por haber confiado en nosotros, agradecerle al hincha de Central Córdoba por el apoyo, al grupo de jugadores que tuvieron una receptividad increíble desde el primer día en esta dinámica de grupo que uno intenta hacer, y a mi familia, mi esposa Mónica, mis hijos Lucca, Renzo y Santiago, quienes siempre me hacen el aguante en esta profesión.