La carrera más peligrosa del mundo, desde adentro

Sebastián Porto está en la Isla de Man, donde se lleva a cabo la temeraria prueba de motociclismo en un circuito callejero. En la presente edición ya se produjeron dos accidentes fatales.

La Isla de Man, allí donde el deporte llevado a su extremo y la locura conviven en las orillas de un límite invisible. Allí se lleva a cabo la denominada carrera más peligrosa del mundo de las motos. Allí está Sebastián Porto, el director deportivo del ZP Racing, viviendo desde adentro una competencia que en la presente edición ya lleva dos accidentes fatales, elevando a 255 la cifra de muertos desde que se empezó a llevar a cabo en 1907.

Máquinas desplegando velocidades superiores a 300 kilómetros por hora en un circuito que no fue diseñado para ello (es un recorrido urbano sin protecciones ni vías de escape) conforman un cóctel que para algunos resulta la adrenalina en su máxima expresión y para otros un acto demencial.

El TT (Trofeo Turista) se lleva a cabo todos los años en esta pequeña isla situada entre Inglaterra e Irlanda en un circuito de 60 kilómetros de extensión. Las condiciones son muy particulares ya que las calles se cierran para el desarrollo de la prueba y por su deterioro e irregularidad hacen que los pilotos deban estar concentrados al máximo y que los accidentes estén al orden del día. Obviamente, no forma parte del calendario oficial del motociclismo mundial.

Este año, Dan Kneen (30 años) y Adam Lyon (26) perdieron la vida pero la prueba nunca corrió peligro de suspensión.

 

Así lo vive

Porto dialogó con LA VOZ DE SAN JUSTO y expresó: "La verdad es que es un muy lindo evento. Vine con la gente de Fox Argentina para cubrir la competencia, en especial al equipo Gulf, y compartir todo el material para Latinoamerica. Estos días va a salir por Central Fox Nitro todas las imágenes que recogimos y la semana que viene va a haber especiales con todo lo que registramos".

El ex piloto no ocultó su asombro: "En lo personal estoy muy sorprendido porque es la primera vez que estoy acá, en esta mítica carrera. Una cosa es verlo como aficionado desde la tele y otra cosa es estar acá. Es un clima y una atmósfera impresionante, totalmente diferente a lo que uno está acostumbrado a ver".

Sobre las peculiaridades de la prueba enumeró: "Hay mucha cultura inglesa, mucha gente bebiendo, mucho público de toda Europa. Todo muy pacífico y sorprende mucho ver pasar las motos a 300 por hora al lado tuyo, a través de un paredón, al lado de una casa, desde el campo, o desde la ladera de una montaña. Me sorprendió eso. Van muy rápido, es una disciplina totalmente diferente a la que un piloto convencional está acostumbrado a practicar".

Finalmente contó: "Estoy disfrutando mucho el evento. Todavía me quedan 4 días para seguir viendo cosas y la verdad que estoy muy contento. Me voy asombrado de la magnitud del evento y de la habilidad de estos pilotos que van toda la vuelta a fondo sin cometer ningún error y rodeados de obstáculos".