El pesimismo sanfrancisqueño, en su esplendor


La derrota "verde" en Entre Ríos, dejó mucha tela para cortar, por sobre todas las cosas, en las críticas de la sociedad

(POR LUCIANO OLIVERO)

15 días de competencia, solo dos partidos, una victoria y una derrota, condimentos suficientes para que el hincha sanfrancisqueño, construya una "catástrofe" en su mente y desparrame pesimismo por toda la ciudad.

Somos así. Es de años y tal vez lamentablemente jamás cambie, habitualmente en nuestra ciudad, estamos lejos del apoyo a lo propio y como si eso fuese poco, no ser hincha o simpatizante, los transforma en enemigos acérrimos, sin saber que también, por respeto, puede uno pararse en la línea del medio; ni en el amor, ni el oído.

Ayer, tras la abultada derrota "verde" del domingo, la redes sociales, las principales armas comunicacionales de los seres humanos en la actualidad, comenzaron por nuestros pagos, a desparramar pesimismo y odio. Tal vez al cierre del año, dichos opinólogos tengan razón y esta columna termine en un tarro de basura, pero la pregunta va más allá de lo escrito, más bien, apela a saber, porque la necesidad de ¿hacer futurismo, sin darle tiempo a la maduración de los proyectos?.

Todo en esta actualidad, parece ser resultado, pero como si eso fuese poco, solo vale ganar, a cualquier precio, a vida o muerte.

Sportivo habitualmente en nuestra ciudad, tiene más detractores, que seguidores, para llegar a esa conclusión, basta solo con ver las tribunas, durante la parte más dura del torneo, por a la hora de éxitos, ascensos, o presencia de rivales de jerarquía, todos se acercan a "chusmear" a la "Centenario.

El "verde" parece lidiar día a día con el odio de una gran parte de la ciudad, que no valora lo propio, y no solo en el mundo del futbol, sino en varios aspectos y géneros; llamesé recitales, muestras, eventos, restaurantes, artistas y demás hierbas. Todo lo nuestro no es "más mejor".

De todos modos, está vez y tras está abultada derrota tempranera en el torneo, que sin dudas ayudará a ventilar falencias, lo más preocupante no parece ser el afuera, los que sin motivos afirman que "odian" al club, sino lo "interno", ese que verdaderamente dice ser "hincha", pero que ante la adversidad, emana bronca y desprestigia un trabajo arduo que viene realizando el cuerpo técnico.

Las redes ayer explotaron. Explotaron con increíbles análisis de un partido que nadie vio. Explotaron con la fuerza que ni quisiera se usa para cantar de local. Explotaron con futurismo, vaticinando que no se llegará a ningún lado. Explotaron con desprestigio, a un cuerpo técnico local que primero se lo pidió y ahora se lo pone en "tela" de juicio. Las redes explotaron con mucha contaminación, que sin dudas manchará al equipo, que seguramente no se contagiará de apoyo, sino de malestar, cuando vuelva a pisar el "verde" césped.

Por ahora, una pena. Esta sociedad en que vivimos, parece no saber de errores y aciertos, ni de triunfos o derrotas, por estos tiempos, solo vale ganar, sino, morís.

 

 

 

 

 

Noticias mas Vistas