El análisis de la pelea de Luque

Diego Luque ganó a lo campeón.

Hay victorias, y hay victorias épicas, la del viernes pasado fue de las que dejan huellas profundas y permanecen perennes en el ideario popular a lo largo del tiempo, la epopeya del sanfrancisqueño Diego Gonzalo Luque (66,600) ante el invicto bonaerense Gabriel Ledesma (66) en el escenario porteño de la Federación Argentina de Boxeo fue un claro ejemplo de lo predicho.

Los 4 primeros asaltos, de esta propuesta organizada por Mario Margossian fueron bien parejos, pero en la ley del medio punto marcó la cancha el depurado estilo del pupilo del "Correntino" Benítez ataviado con un típico sombrero de la época del Far West; los rectos y los directos del pibe de Escobar se impusieron por sobre los intentos del "Riña" que pese a estar en cierta desventaja no bajó nunca jamás los brazos y su estima.

Quizás por pura estrategia, o porque su entrenador Sebastián Echenique entendió que la situación demandaba un cambio de timón, Luque se vistió de Luque y salió a repartir golpes desde todos los ángulos, los ganchos al cuerpo llegaron y también el ganchito derecho sobre la testa del "Pitbull".

Ahí, se desmorono todo el andamiaje técnico de su rival quien no mostró tener un plan "B", o no lo trajeron en el bolso, o se lo olvidaron en el camarín. Ante tanta bravura del áspero y decidido Luque con sus acciones ya en alza prefirió en vez no arriesgar y preservar su integridad física antes de ganarse un dolor de cabeza con una derrota categórica.

 Para "el Riña", un peso superligero por naturaleza; este flamante título Latino FIB del peso welter quizás haya sido la puerta para abrir la posibilidad latente de alguna otra pelea de fuste, aquí, o el exterior, como aquella de marzo del pasado año ante el escocés Jack Catterall.

Un triunfazo que llenó de gozo a toda la grey boxística local, a los amantes de este deporte que son muchos, y a todos los gimnasios de nuestra ciudad, en especial el Gimnasio Municipal de Boxeo donde entrena habitualmente Diego Gonzalo Luque.

Las cartulinas de los jueces, marcaron el triunfo de nuestro paisano de la siguiente manera: Héctor Miguel 94,96, Ramón Cerdán: 96-94 y Javier Geido: 97-93.

En un combate complementario entre bonaerenses, Matías Medina (57,150) lo venció por puntos en 6 asaltos a Santiago Perotti (56,500).